Menos

Entre las yemas de los dedos

apunta la caricia

la piel late en el muslo abandonado

los ojos titubean sin destino

la risa queda ahogada

igual que los susurros

no tienen ya su cauce natural

y se convierten

en aire concentrado en la garganta.

 

De un lado todo el peso de las cosas

de menos las miradas

de menos los abrazos

de menos las palabras

no tanto las que fueron sino aquellas

que vuelan los espacios poliédricos

de sueños y futuro.

 

El tiempo es el teórico consuelo

la esquina es el espacio

de los nuevos excesos

las lágrimas, los gritos o los pasos

que arañan el asfalto

que siguen el camino del olvido

el símil desgastado de la herida.

 

De un lado todo el peso de la vida

del otro los anhelos, los verbos del deber

aprende, crece, suelta.

Anuncios