La Casa de Neruda en Valparaíso

Visité la casa de Neruda en Valparaíso.
Quedó un recuerdo dentro, quedó la casa dentro.
Se me hizo un hueco aquí, que no se ha ido.
A veces los lugares nos cambian a nosotros,
traspasamos algo más que el umbral
de una casa-barco que trepa en la ladera.

Pisé el suelo de madera, gruesa y rallada,
un piso de verdad, con cicatrices
y vi a través del ventanal inmenso
luchar a los colores de las casas
contra el cielo gris y la melancolía
que siempre cargan las ciudades portuarias.

La casa de Neruda en Valparaíso es una ballena ,
pesada, repleta de palabras
que al subir los escalones se despiertan, se alzan,
como las motas de polvo de una alfombra,
suspendidas, listas para ser recuperadas
en un verso, aunque no sea de Neruda.

Yo soñé, una mañana invernal de agosto,
en el refugio de mis propias letras
y era yo la que escribía en otro invierno:
otra ventana, otra casa,
más cerca de los propios sueños.

Anuncios

Un comentario en “La Casa de Neruda en Valparaíso

  1. Pingback: Un poema en Valparaíso | No Siempre Rima

Los comentarios están cerrados.