No tocar pie

No hay tierra firme

sino pedazos de hielo,

esos son los cimientos de mi futuro.

Resbalar siempre,

sobre dunas que , móviles,

no tienen camino que la surquen,

pues aquel que parecía ser el bueno

resulta la puerta clausa de mi tristeza.

La senda recta

es una espiral que en sí misma es nada

y sólo hay un resultado

y es el cero.

Volver a Otros Poemas

Anuncios