Tempus Fugit

A M.

 

Bebamos, incansables, nuestras cañas

las horas se diluyen como espuma

mientras que nuestros pasos en las calles

persiguen presurosos una ruta

que surca los portales semioscuros

los quicios bienhallados del deseo.

 

Vivamos el momento en que las ganas

escapan por la comisura de los labios

antes que el tiempo cruel y pasajero

desnude de emociones los mensajes

del whatsapp testimonio del idilio

y esconda entre las lanas del invierno

los muslos que ahora, libres,

acoges venturoso entre tus manos.

 

Gocemos del verano bendecido

alcemos hacia Eros nuestro cáliz

que lleno de saliva compartida

ofrenda es a la noche, rutilante.

 

Vuelve a otros poemas

 

 

Anuncios