Revuelta suburbana

Todas las mañanas laborables

se me hace el alma pequeñita

enfrentada a la tristeza

de este hueco, ínfimo, entre un brazo,

una espalda y una axila

en el vagón de metro.

 

Una parte de mí despierta entonces y querría

tirar del freno, romper los vidrios

aullar desesperada hasta que todos

fuéramos una jauría indómita

que camina por las vías como zombies.

 

Esa esencia, oscura y salvaje,

que conecta con la gruta, con la piel,

con el sexo oculto y replegado;

ese espíritu dormido cada día

al bajar en escaleras automáticas,

brotaría, libre al fin, indócil,

atávico, y con él, la tierra y las plantas

también abrirían su paso

entre las grietas del asfalto y el agua

brotaría de las juntas oprimidas de las tuberías.

 

Sólo hace falta que

ahora

cuando vuelvo a coger aire para no echar

en la cara del de al lado mi aliento matutino

alargue

así

la mano

hacia el martillo de emergencia.

15897802905_4f448501bd_b

Métro. Guy Masavi en Flickr.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s